La Carpeta:
1 de 10
Ni Rodrigo Medina dio la vida por Nuevo León ni Jaime se ha partido el alma. Jaime nunca ha trabajado duro por el estado. Jaime nunca le ha exigido nada a Enrique Peña Nieto. Jaime no jala cada mañana ni está atento de las preocupaciones ciudadanas. Jaime no procura el bienestar de la gente. Jaime nunca se ha bajado sus humos ni se ha dedicado a sacar la chamba.
Jose Jaime Ruiz
mayo 17, 2017, 2:11 pm

jjr-tubos

Los sábados por la tarde y noche, dice el gobernador constitucional del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, hace lo que le da la gana; está en su derecho, asegura y, por tanto, puede seguir apoyando a Javier Guerrero y Ramón Oceguera en sus aspiraciones para la gubernatura de Coahuila y la alcaldía de Ramos Arizpe. El problema es que la responsabilidad de un gobernador es permanente y “hacer lo que da la gana” con “su tiempo” no está entre sus atribuciones.

Los “sabadazos” del Bronco contradicen sus frases de campaña y sus dichos como gobernador. Por ejemplo, un día después de tomar posesión, en la Arena Monterrey, expresó desde su mentiroso pecho:

1. “Me voy a partir el alma para hacer que Nuevo León sea ejemplo”.

2. “Voy a trabajar duro, para que las cosas sean mejores”.

3. “Yo seré un gobernador que irá a pedirle a la Federación, pero no a pedir limosna, sino a exigir lo que Nuevo León necesita, lo que Nuevo León quiere”.

4. “Estoy aquí porque ustedes decidieron vencer la adversidad. Estoy aquí gracias a su confianza. Eso no se me olvidará nunca. Es por ustedes que voy a jalar cada mañana. Cada día estaré atento a entender qué les duele, qué les preocupa, y lo haré mío. Quiero que se sientan orgullosos de mí y de mi trabajo”.

5. “Habíamos dejado que el poder público perdiera su única razón de ser: procurar el bienestar de nuestra gente. Por eso hoy quiero reconocer con humildad y orgullo la valiente decisión de los ciudadanos que le entraron de frente a comenzar esta nueva historia”.

6. “Hay que mandar a volar la idea de que los políticos están por encima de la gente. Hay que bajarnos los humos y dedicarnos a sacar la chamba que ustedes nos confiaron”.

Ni Rodrigo Medina dio la vida por Nuevo León ni Jaime se ha partido el alma. Jaime nunca ha trabajado duro por el estado. Jaime nunca le ha exigido nada a Enrique Peña Nieto. Jaime no jala cada mañana ni está atento de las preocupaciones ciudadanas. Jaime no procura el bienestar de la gente. Jaime nunca se ha bajado sus humos ni se ha dedicado a sacar la chamba.

El Bronco, el bandido, sigue de fiesta y se festina en los “sabadazos” haciendo campaña electoral en Coahuila. ¿Dónde quedan sus mentiras? En la memoria ciudadana y en la condena ciudadana del presente: el Bronco, revulsivo, se transformó en repulsivo. Jaime es infiel a sus mentiras, pero qué se puede esperar de él: “Le dedico tres horas diarias a Facebook, de 6 de la mañana a 9 de la mañana. El resto del día puedo tirar hueva”.

  • LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web