La Carpeta:
1 de 10
.
Staff
septiembre 12, 2017, 10:05 am

Fotografía: El Financiero

Tal vez treinta kilómetros hicieron una diferencia de 150 mil millones de dólares por la llegada de Irma a Florida, en Estados Unidos.

Los cálculos de los daños que infligiría el huracán seguían aumentando conforme continuaba su devastador avance por el Caribe. Iba rumbo a ser la tormenta estadounidense más costosa de su historia. Después intervino algo llamado anticiclón de las Bermudas y la hizo tropezar.

“Tuvimos mucha suerte”, dijo Jeff Masters, cofundador de Weather Underground de Ann Arbor, Michigan. Si Irma hubiese pasado 30 kilómetros al oeste de la Isla Marco en lugar de azotarla el domingo, “los daños habrían sido astronómicos”.

Una trayectoria como esa habría ubicado el poderoso ojo de Irma en la Costa del Golfo de Florida. Según un cálculo, el costo total se redujo de 200 mil millones de dólares el fin de semana a unos 50 mil millones de dólares el lunes. El estado esquivó la peor parte porque el ojo del meteoro se trasladó hacia el oeste, alejándose del mayor centro de población del extenso Condado de Miami-Dade. El mérito le corresponde al anticiclón de las Bermudas, que actúa como una especie de agente de tránsito en el Océano Atlántico Norte tropical. El sistema circular que se encuentra sobre Bermudas empujó a Irma hacia el norte de Cuba el sábado, donde el hecho de estar en tierra le quitó algo de potencia, y luego alrededor de la punta de la península de Florida, reduciendo los daños por marejadas ciclónicas en ambas costas del estado. “El anticiclón de las Bermudas es finito y tiene un borde, que estaba justo sobre Cayo Hueso”, dijo Masters. Irma tocó el borde y viró hacia el norte.
// El Financiero
 
  • LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web